Los tinacos y cisternas suelen llenarse de lama, residuos e impurezas muy rápidamente, debido a las grandes cantidades de agua estancada. La proliferación de gérmenes y bacterias es también muy rápida, por lo que se recomienda lavarlos y desinfectarlos por los menos cada 6 meses. Con esto se pueden ...