Los tinacos y cisternas suelen llenarse de lama, residuos e impurezas muy rápidamente, debido a las grandes cantidades de agua estancada. La proliferación de gérmenes y bacterias es también muy rápida, por lo que se recomienda lavarlos y desinfectarlos por los menos cada 6 meses. Con esto se pueden evitar enfermedades gastrointestinales, enfermedades de la piel, así como problemas parasitarios, incubación de mosquitos, y malos olores en general.


El lavado de tinacos y cisternas debe ser a conciencia, y poner mayor atención a orillas o juntas para evitar que se acumulen residuos. Después de cerrar la llave de paso y dejar vaciar el contenido, se debe quitar el flotador y la varilla para hacer espacio para trabajar. Se debe dejar unos 15 o 20 cm de agua, a lo que se le agregará un chorrito de cloro. Con esta base de agua clorada, se debe cepillar las paredes del tinaco o cisterna, con una escobeta de cerdas de plástico, evitando rayar permanentemente el recubrimiento. Esta operación debe hacerse rápidamente para evitar estar expuesto al cloro durante mucho tiempo. Se debe dejar que actúe esta mezcla por 20 mins, antes de enjuagar y eliminar el agua con una jerga y cubetas. Después, ya se puede abrir la llave de paso.


Como se dijo anteriormente, este lavado y desinfectado se debe hacer al menos cada 6 meses.


Si deseas obtener más información acerca del tema, envíanos un correo electrónico: samf_002@hotmail.com